Blogia
MI BLOG DE ATLETISMO

NI EN MIS PEORES QUINIELAS

NI EN MIS PEORES QUINIELAS

Ni en mis peores quinielas entraba el resultado que ayer obtuve en Gandía. Había trabajado duro, estaba preparado, pero...además hay que tener el día bueno, y desde luego que ayer no fue el mío. Empecé al ritmo que debía, controlando bien la carrera, no me notaba super esplendoroso en los primeros compases pero pensé que el cuerpo estaba adaptándose e iría mejorando. Pasé  el primer parcial según las previsiones, para hacer una hora diecinueve minutos pelada. Pero a partir de aquí ya empezó el descalabro. En el seis me empiezan los dolores de piernas y el endurecimiento de las mismas, será un mal pasajero me dije, pero nada, hasta el kilómetro 10 fue un continuo intento por sobreponerme y no hacer caso a las sensaciones pero ya en el segundo parcial había perdido cerca del minuto con respecto al tiempo fijado y las sensaciones eran cada vez peores. Me arrastro por el kilometro 11 y ya la decisión es la de poner un ritmo que pueda mantener para llegar a meta. Llego al 12 y decido adelantar la toma del gel que tenía guardado para el kilómetro 14, para ver si me espabila. Efectivamente lo hace, pero me dura poco. Sobre el tercer parcial, allá por el kilómetro 15 ya pierdo más de dos minutos sobre el tiempo objetivo y una nueva crisis, me hace deambular hasta el 18 y pico en el que la proximidad de la meta me lleva a dar lo poquito que queda, total no tenía nada que ganar ni mucho más que perder. Y al final termino en una hora veinticuatro minutos y treinta dos segundos, cinco minutos por encima de mi mejor marca, aquella que pretendía atacar. Tengo la misma sensación, haciendo un simil futbolístico, de haber ido al campo del eterno rival para disputar un partido importante y venirme con una goleada por 4-0.

No fueron pocas las veces que pensé en retirarme, pero también pensé que al igual que se terminan las medias en las que uno marcha bien y obtiene buenos resultados, igual ha de hacerse cuando la marca no es la que uno espera y terminar la carrera con toda dignidad, y eso fue lo que hice.

Ahora solo pienso en que llegue el día 24, para intentar tomarme la revancha en Córdoba, otra no queda.

Quiero agradecer a mi entrenador Juan Carlos que se pegara la paliza de viaje para estar conmigo en un día que resulto dificil de digerir.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Cati -

Es sólo un deporte, un juego , y en el momento que deja de ser gratificante no vale la pena.....

juanma -

No pasa nada José Carlos. Esto es solo un deporte, una afición tan gratificante como exigente. Que retuerce al cuerpo, a veces, más de lo aconsejable. Y a veces también, el mismo cuerpo nos hace tirar por el suelo los castillos en el aire que construimos. No pasa nada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres