Blogia
MI BLOG DE ATLETISMO

JUEVES SANTO ATÍPICO

JUEVES SANTO ATÍPICO El Jueves Santo fue tal como digo en el título muy atípico. Había muchas dudas por las previsiones, pero la mañana se despertó tranquila y pronto el guión de capirotes verdes inundó la mañana, dirigiéndose a Santa María para que la Oración del Huerto hiciese su salida. Solemnidad en el comienzo de la Estación de Penitencia con esos momentos mágicos al son de la marcha de ambos titulares. La procesión llegaba al centro de la ciudad con todo su esplendor para después descender y adentrarse en el precioso paso por la calle Jaén y la Iglesia de San Pedro, un lugar singular para disfrutar de esta cofradía y que es cita ineludible todos los años. Finalmente con alguna gota de agua terminaba la procesión de la Oración.

Al mediodía rezabamos para que el día siguiera respetando, pero a la hora justa en que la Columna organziba su guión para partir hacia el Claro Bajo, se cumplían los peores presagios, la lluvia hacía acto de aparición y con mucha fuerza. Tras deliberaciones, esperas, esperanzas, ilusiones las dos hermandades de la tarde de Jueves Santo se quedaban en casa. Este año Úbeda no vería ni al Cristo de la Columna llevado por sus portadores ni tampoco vería a esa légion romana que custodia el paso del Cristo de la Humildad.

Quedaba esperar a la noche, podía abrir y permitirnos disfrutar de la cofradía de la Buena Muerte, pero no fue así y tampoco el silencio solemne de la noche del Jueves Santo pudo manifestar su fé al pueblo de Úbeda. Un Jueves Santo que no pareció serlo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres