Blogia
MI BLOG DE ATLETISMO

LA SOLEDAD DEL CORREDOR

LA SOLEDAD DEL CORREDOR

La verdad...si los que nos dedicamos a esto del atletismo nos paramos a pensar, nos daremos cuenta de nuestra soledad. ¿Apoyos? Con que apoyos contamos...se hace el silencio. La pregunta que cualquier persona de tu entorno se hace sobre tí o se le ocurre formularte es: "¿Por qué corres?", "Con ello no ganas nada"; la típica "correr es de cobardes","es aburrido". Te dejan claro que prácticamente te consideran un loco que dedica el 50% de sus esfuerzos a algo absurdo.

En ocasiones parece que solo si llegas a conseguir algo de mucha relevancia en este deporte obtendrías algo de justificación a lo que haces, porque parece que nos pasamos la vida buscando una justificación válida para que los demás acepten lo que haces, y estamos hablando de aceptación, porque si pasamos al reconocimiento...es harina de otro costal.

A diario nos ponemos las zapatillas con ilusión para entrenar y preparar esa competición que queremos afrontar, muchas veces solos, otras acompañados de otros "solitarios" de este mundo, sabiendo que en tí, y solo en tí, esta la fuerza, ánimo, ilusión y ganas para conseguir tu objetivo porque realmente estas solo en esto. Ni tan siquiera los atletas de élite, tienen el apoyo necesario para poder llegar a los grandes logros, porque muy pocos pueden vivir del atletismo.

Es entonces cuando te respondes a tí mismo porque haces lo que haces. Corro porque correr me hace libre, me hace sentir bien, me evade; la competición es mi objetivo y el simple hecho de luchar por superar 1 segundo mi anterior crono es suficiente porque el sufrimiento pasa pero el logro queda para siempre. Corro porque vivo experiencias inolvidables, corro porque se que siempre habrá alguien mejor que yo, corro porque quisiera que alguien se sintiera orgulloso de mi, corro...porque correr es mi vida.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Jose Luis Latorre Salido -

Precioso el texto, describes perfectamente el sentimiento competitivo, bien entendido, claro está. Felicidades por esta entrada, y permiteme que en algún momento utilice este texto como apoyo didáctico en mis clases. Un abrazo hermano y nunca pares de correr
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres